Integrando la Innovación, el Aprendizaje Lúdico y la Responsabilidad Social en el Aula

Descubre las claves en las siguientes líneas…

La respuesta es un rotundo sí. El empleo del Aprendizaje-Servicio así como el uso del juego en el ámbito educativo, permite crear en el aula un clima favorable para llevar a cabo proyectos de diversa índole y aplicación real como canal de aprendizaje.

Dentro del contexto educativo, en numerosas ocasiones, la persecución de los objetivos y el desarrollo de unos contenidos fijados por el propio currículo hacen que sea complicado para el profesorado llevar a cabo acciones que, a priori, se alejan de esta realidad.

En cambio, permitir al alumnado participar de manera activa en su proceso de aprendizaje no solo le da la oportunidad de aprender de manera significativa, sino que también le acerca a la realidad en la que se encuentra. De este modo, los niños/as y jóvenes toman conciencia de la importancia de ser ciudadanos activos en una realidad tan compleja y cambiante.

A través de actuaciones y compromisos establecidos, el alumnado desarrollará ciertas habilidades, capacidades y competencias que le permitirán ser más autónomo y resolutivo, desenvolviéndose satisfactoriamente en los diferentes ámbitos de su día a día.

Pero, ¿qué ocurre cuando además se combina con el juego y el espíritu emprendedor?

El aprendizaje resulta aún más motivador, ya que los juegos pueden plantear retos a los que el alumnado querrá dar solución. Además de generar un clima motivador, el aprendizaje será significativo, perdurando en el tiempo debido al factor lúdico que vincula al alumnado. Es crucial que el alumnado cree un vínculo emocional con su propio aprendizaje.

Este vínculo se crea a través de Aprender a Emprender mediante el desarrollo de sus propios proyectos de emprendimiento, basados en las inquietudes, los gustos, los hobbies de los niños y las niñas, ya sean proyectos relacionados con deporte, animales, tecnología, arte, cocina, videojuegos, etc.

El objetivo es que ese interés del niño/a sea el punto focal para aprender a emprender, generando así un vínculo emocional entre el niño/a y su propio aprendizaje.

Por tanto, al combinar el Aprendizaje-Servicio con los juegos y el emprendimiento, se fomenta la motivación del niño/a hacia su propia educación. Esto dará como resultado tener personas más felices, capaces y empoderadas, capaces de enfrentar los desafíos de la sociedad, generar proyectos, empleo, empresas y, en última instancia, contribuir al bienestar social.

Trabajar este tipo de proyectos en los Centros Educativos es clave. Por ejemplo, con la Junta de Castilla y León, Genyus School está llevando a cabo el segundo proyecto de Educación en Emprendimiento y Habilidades Sociales para 27 colegios. También colaboramos con el Ayuntamiento de Gijón para 14 colegios, con el Ayuntamiento de Oviedo para 10 colegios y con la Diputación de Ávila, Tracción Ávila y Fundación Tatiana para 5 colegios, a través de colaboración público-privada. Conoce más aquí.

¿Estás de acuerdo que Educar hoy en Emprendimiento, en Desarrollo personal y en Habilidades Sociales, es el mayor motor socioeconómico de una región mañana?

Autor:

Comparte:

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra revista semanal

Genyus

Estate informad@ de nuestras actividades, eventos y futuros programas.

Comparte en RRSS

Nuevo en Genyus

Tendencia

Entradas más populares

La educación como herramienta de cambio social

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo podemos transformar y mejorar nuestra sociedad? Hoy venimos a presentaros una herramienta que puede ayudarnos a hacerlo posible, la educación. A través de la